Frida Kahlo (y yo)

He descubierto que entre las lectoras y lectores de momeces hay admirador@s de Frida Kahlo.
No voy a contar quién fue Frida, eso ya lo podéis leer en la Wikipedia, sino cómo yo la conocí.
Fue un día que Nena venía de la peluquería. Me dijo algo así como.
–¿Sabes quién es Frida Kahlo?
–¿Una pintora mexicana?
–Sí. Y la peluquera me ha dicho que hay una película sobre su vida que está muy bien.
–Mmm. Creo que la tienen en el videoclub…

Ahí quedó la cosa.

Algún tiempo después, o en el videoclub o en la bibloteca debí tropezarme de nuevo con la película y la cogí prestada.
No me gustó mucho. Salma Hayek está muy bien en su papel, pero la película se me hace lejana. Como dijo Angel Fernández Santos en su crítica “Ni rastro de la sensación de verdad que se percibe en el obsesivo narcisismo de esta notable mujer (…) Taymor no atraviesa los profundos y vivos colores que ocultan la oscuridad, cercana a veces a la negrura de los cuadros de Frida Kahlo, y los reduce a colorines, a cosmética de estampita. Es Frida una película blanda sobre una vida dura (…)”

Además la encontré un poco deslabazada, larga, perdida…

Después de ver el film investigué: la pintura de Frida me gusta, algunos cuadros mucho, pero no me llega a atrapar , me resulta inquietante y además siento como si todo el tiempo estuviera mirando el mismo cuadro. Diego Rivera, los muralistas mexicanos en general, me llaman mucho más la atención. Quizá porque en Frida la pintura es dolorosamente introspectiva, mientras que Diego es rabiosamente social.

Poco después oí por ahí una voz que identifiqué como ‘parte de la banda sonora de Frida’. Y me quede prendado. Ahí, muchos de los oyentes de Solo 24 Horas ya sabrán que estoy hablando de Lila Downs. Cantante mexicana que me fascina y a quien dedicamos un par de números de nuestro podcast.

En otra ocasión pusieron en televisión un interesantísimo film documental llamado Asaltar los cielos. En él se relata la historia de Ramón Mercader, un oscuro personaje catalán que, tras participar en la Guerra Civil española, pasó a formar parte del NKVD, los servicios secretos soviéticos en la época de Stalin y recibió el encargo de asesinar a Leon Trotski, enemigo político de Stalin y exiliado en México en esa época (1939).
Trotski durante su estancia mexicana y hasta que efectivamente fuera asesinado, residió un tiempo con Diego Rivera y Frida, así que en ese film tuve la oportunidad de situar de nuevo a Frida en un contexto, esta vez menos artístico y más político… aunque también sensual y apasionado.

Por último, hace apenas un par de meses vi otra película, Abajo el Telón o Cradle Will Rock, de Tim Robbins e interpretada por John Cusack,  Susan Sarandon,  Vanessa Redgrave y otros, como Rubén Blades.
En este film vuelvo a reencontrarme con Frida ahora en su momento neoyorquino. La película nos sitúa  en la década de los 30, con unos Estados Unidos hundidos todavía tras el crack del 29. Con la clase obrera, los artistas e incluso algunos hombres de negocios unidos en una especie de ‘frente cultural y revolucionario’.

En esa época Diego Rivera y Frida viajaron y residieron en los EEUU, donde este recibió el encargo de realizar un mural para el Rockefeller Center. Es una curiosa historia esta del mural porque, en cierta forma, el mural de Diego corre la misma suerte que esa ‘mini-revolución-cultural’. ¿Os suena el senador Joseph McCarthy? Pues no os la perdáis, que es una buena peli.
Y eso es todo por el momento, si Frida vuelve a aparecerse en mi vida, sea fílmicamente o en sueños, os informaré enseguida.

12 comentarios en “Frida Kahlo (y yo)

  1. I Love Frida! Me gusta ver sus cuadros mas no tendria uno en la sala de mi casa, bueno tal vez en donde sale ella con los changitos pero me lo pensaria. A mi me encanta su vida, la forma en como era rebelde sin tapujos, franca y muy enamorada de su hombre y de la vida, como dije no tendría un cuadro de ella pero me gusta verlos me da mucho sentimiento, me identifico yo creo que todas las mujeres de una manera nos identificamos con ella en alguno de sus sufrimientos, yo la admiro mucho como lo que fue una gran mujer una Doña.
    Yo tengo una pelicula de la vida de Frida se llama ¡Frida Naturaleza Viva! Con una excelente actriz mexicana Ofelia Medina y Juan Jose Gurrola. Director Paul Leduc. Del año 1984. Esta pelicula es muy cruda y tiene mucho silencio, pero no tiene ese toque Hollywudense, es muy diferente la produccion a la que tu viste con Salma Hayek, talvez te guste mas o talvez no!
    Frida es parte de mi vida y de mi sufrir con ella me identifico y la admiro!

  2. Seguro que me gustaría más la película que comentas. Y trataré de averiguar si se puede encontrar por aquí en España ahora que Frida es bastante popular (a causa de las películas que mencioné en el post). Sin duda era todo un personaje. Y sufrió mucho. Por su enfermedad y por su forma de amar.
    Aún estoy pendiente de saber un poco más sobre ella de lo que sé. Creo que me falta algo. En cuanto a su obra… en gran parte es como un golpe en la cabeza. La voy a revisar también.
    Me he tomado la libertad de agregar dos enlaces a tu comentario, uno que lleva a una ficha de la película que comentas y el otro a un fragmento de la msma que se encuentra en Youtube. Muchas gracias por la información, Karen. Un beso y hasta pronto!!

  3. Hola Momo!!

    ando liadisimaaaa!! pero vengo a leerte rapidito jajajja!!

    Frida me encanta y me uno a la recomendacion de Karen la interpretación de la Medina es fabulosa!!! y de una cercania a Frida que espanta!!!

    Tengo un libro sobre ella que ahora no recuerdo el nombre que es muy bueno lo buscare y te digo cual es , ahora estoy en un cyber descargando podcast ya que no he parado por la oficina.

    Ah!! en el podcast de la radio española hay uno dedicado a ella… me gusto espero que a ti tambien es reciente…

    Saludos amigo querido y a nuestra Nena querida tambien>!!

  4. Es verdad! Había olvidado el podcast de Radio Nacional. Sí me gustó, sí… Esa peli, ya tengo ganas de verla. Cuando acabe los exámenes la buscaré. De entrada no me suena haberla visto por aquí en ningún lado. Un beso y gracias por estar por aquí.

  5. Hola.
    Te recomiendo, como síntesis de lo más importante de la persona más que del personaje, aunque situándola en su contexto histórico y social, el capítulo que le dedica Rosa Montero en su libro sobre mujeres destacadas en la Historia (no recuerdo el título exactamente).

    Ciao

  6. Hola, Abuelo.
    ¿Qué tal se presenta el verano?
    Hace siglos que no leo a Rosa Montero. Desde Crónica del desamor en el 79… y no tengo muy buen recuerdo. He mirado en Google y creo que te refieres a un libro lamado Historias de mujeres, publicado por Santillana – Alfaguara en 1995. Si me lo confirmas, lo busco en la biblioteca… Comparlo no… :-)

  7. Hola otra vez.

    Es ese libro, efectivamente. Hace poco que lo releí y lo devolví por correo a casa de mi madre (en mi casa de alquiler prefiero no acumular cosas que luego tendré que transportar).

    En cuanto a novelas, yo sólo me he leído de Rosa Montero “Amado amo” (o algo así), de la que tengo muy buen recuerdo, aunque hace ya muchos años que me la leí; y de hace poco, “La hija del caníbal”, que me pareció un coñazo, en parte por esa necesidad que parece tener la periodista de soltar un discursito cada x párrafos sobre cómo somos los humanos.

    Pero es en sus libros periodísticos o de ensayo, además de en sus entrevistas en El País, donde Rosa Montero es una escritura muy apreciable y, sobre todo, interesante, de ese tipo de sabiduría muy apegada a la vida.

  8. De nada. Creo que de los 10 ó 12 retratos personales de mujeres relevantes de la Historia que desarrolla el libro, hay al menos 3 ó 4 que me resultaron muy interesantes, apasionantes, diría yo. Y creo que en gran parte se debe a cómo los plantea y los expone Rosa Montero.

    Hasta pronto.

  9. El link de El Abuelo enlaza con un artículo que habla sobre las bondades y flaquezas, principalmente artísticas, de Frida Kahlo. Empieza diciendo…
    “Basta murmurar el nombre de Frida Kahlo para que una multitud de admiradores aparezca y aplauda. Pero ¿qué se aplaude: la imagen de una mujer doliente o la calidad de su pintura? Lejos de la irritante fridomanía, Sanford Schwartz decide mirar la obra y el resultado es sorprendente: una artista sin máscaras, una obra dispareja y, ay, sobrevalorada.”
    Gracias, Abuelo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s