¿Es esto la crisis de los 50?

Vi hace un par de días en la TV por cable una entrevista más o menos reciente a Iván Zulueta (ex-director de Arrebato y algo más de cine, cartelista, fotógrafo…) en la que afirmaba haberse convertido en un mal espectador de cine.
Al principio interpreté sus palabras como expresión de una exigencia o necesidad, a menudo no satisfecha, de ver buen cine… o cine que aporte algo nuevo a quien lo ve.
Pero luego me di cuenta que Zulueta no asocia ese problema al cine actual y a su calidad intrínseca, como si se tratará de un causa y un efecto (mal cine = insatisfacción del espectador) sino también a un problema, suyo, de edad.
Eso me hizo pensar y me sentí identificado desde el mismo momento en que lo escuché.
La sensación se hizo más intensa cuando después traté de ver dos películas con un buen nivel de compromiso cinematográfico y buenas críticas.
Efectivamente, el problema no necesariamente está en la película, sino en uno mismo, que tiene la sensación de dejà vu…
La que intentaba ver, y dejé a medias la noche pasada es Boys don’t cry de Kimberly Peirce.
Se trata de una chica, homosexual, que se viste de chico y vive unas experiencias entre duras y sórdidas, a veces llenas de ternura, en un ambiente difícil de la Norteamérica más ‘rústica’, miserable, desolada y salvaje.
Tal vez yo esperaba ver algo diferente y me encontré con varias cosas que ya conocía. La chica, vestida de chico, se comporta como tal hasta que la descubren y, por tanto, hasta ese momento tenemos una historia como tantas de la llamada América profunda… y ahí empieza mi problema, que tengo casi 50 años y ya he visto unas cuantas películas parecidas. Seguramente si tuviera 30 años menos no diría lo mismo…

El caso es que uno ya tiene un bagaje. También una capacidad de asimilación que, combinada con una curiosidad (bastante desarrollada) hacen que la vida sea una búsqueda constante de información y experiencias, a la vez que (con demasiada frecuencia) una machacona repetición de esas experiencias e informaciones.
Pienso que lo que veo, leo, y vivo pasa en parte a formar parte de mí, además es procesado e integrado como algo nuevo.
Esa información parece que se almacena y, además, es reelaborada en un proceso de reflexión que a la larga parece que produce un estado de saturación, de exceso…
Es entonces cuando, casi por necesidad, se detiene el proceso de asimilación y reflexión para dejar paso a otro proceso complementario que sería como de volcado al exterior… de expresión de ese saber o ese conocimiento.
El proceso sería siempre el mismo: entrada de información-reelaboración-expresión… Con la salvedad de que parece que una parte de esa información reelaborada permanece ocupando ‘espacio’ y puede llegar a impedir que el proceso se renueve.
No podemos llenar un vaso con vino si está lleno de agua.
Quiero pensar que el ‘truco’ está en saber muy bien lo que se tiene en ese vaso para buscar un vehículo de expresión adecuado que permita canalizarlo hacia afuera y, así dar cabida a nuevas informaciones y experiencias.
Creo que cuando no se es consciente de esa realidad o no se encuentra el camino para llevar nuestra reflexión (y también nuestra acción) hacia el exterior, es precisamente entonces cuando enfermamos… o tal vez debería decir: envejecemos.
Lo viejo ocupa todo el espacio: no queda sitio para lo nuevo. Pero tampoco nadie se aprovecha de ese hipotético caudal de información y conocimiento, porque en realidad no es tal caudal, sino solo agua estancada en proceso de descomposición.
Aunque parece que nuestra racionalidad ha dado al traste con bastantes ideales, el ser humano aún conserva (eso sí, púdicamente oculto) el ideal de felicidad.
A mi modo de ver, esa felicidad exige cubrir unas pocas necesidades materiales básicas. Luego lo que se necesita es un permanente, curioso e ilusionado estado en el que ese vaso es alternativamente llenado y vaciado, vaciado y llenado. Siempre con nuevas experiencias, con nuevos conocimientos, con nuevos retos que han de ser, necesariamente, compartidos y contrastados con los demás.
De esta forma la reflexión cobra vida, se vuelve acción y nos concede, aunque solo sea temporalmente, el saber que siempre andamos buscando, ese que nos dice que todavía formamos parte. Que todavía somos.

Anuncios

2 comentarios en “¿Es esto la crisis de los 50?

  1. Hi Momo,
    Aquí Nena… en primer lugar decirte que el titulo dista mucho de ser real, esto no es la crisis de los cincuenta para nada.
    Tú siempre has sido así, siempre has sentido la necesidad imperiosa de buscar algo nuevo, algo que te enriquezca, algo para aprender, algo por hacer y eso es bueno.

    En referencia a la película, yo diría que “una flor no fa estiu”, (una flor no hace verano) porque hay películas que sí dicen cosas hermosas y aunque las veas mil veces, cada vez dicen mucho, o te tengo que recordar “Casablanca” o “Mejor imposible”, por no citar todas las que revemos de vez en cuando.

    Es verdad lo que dices, hay personas que todavía conservan el ideal de felicidad, la felicidad se puede encontrar en cualquier lugar, con cualquier cosa, por minúscula que sea, una vieja película, un beso, un abrazo… ese es mi ideal de felicidad, cosas sencillas sin más.

  2. Es cierto lo que dices con respecto a las pelis. Aunque diría que las que se ven bien muchas veces son pelis alegres, comedias o incluso dramas, pero que refuerzan actitudes positivas en el ser humano.
    En cuanto a la felicidad… supongo que tiene mucho que ver con el equilibrio entre lo que damos y lo que recibimos.
    Y por lo demás, con crisis o sin ella, supongo que habrá que seguir buscando, inventando, luchando y tantos otros gerundios que dan sentido a nuestra presencia en este mundo… tanto si se tienen 20 años como 120.
    ¡Besitos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s