Vuelta al pasado, desorientación informativa y preguntas sin respuesta…

Miro a mi alrededor, física e informativamente hablando, y no consigo distinguir qué está pasando.

En España se supone que estamos inmersos en una crisis económica de proporciones desconocidas,  sin duda una crisis muy grave, pero el Gobierno lo niega y prefiere usar eufemismos como recesión, decrecimiento, nueva realidad y otros.
Como sea, España que es un país cuya economía está basada en gran medida en la construcción y en la obra pública, ha visto explotar la llamada ‘burbuja inmobiliaria’.

Los precios de los pisos subieron hasta niveles casi imposibles. Los intereses se encarecieron y la gente dejó de comprar. Después nos hemos dado cuenta de que el precio de la vivienda está hinchado, así como las hipotecas. El piso o la casa que compramos no valía tanto como nos decían. Pero los bancos nos prestaron dinero por encima del valor y nosotros firmamos las hipotecas. Ahora debemos más de lo que vale nuestra casa. Ni vendiéndola, si es que alguien quisiera comprarla, conseguiríamos enjugar la deuda.
En este momento nadie compra, y muchos nos tienen con qué pagar… y los bancos no saben qué hacer.
Esto en sí mismo es tremendamente grave, pero la crisis energética ha venido a empeorarlo.

Efectivamente, el petroleo está cada vez más caro. Trato de encontrar información en los medios y averiguar el porqué. Pero nada está claro. La guerra de Irak y las crisis de Oriente Medio parecen ser uno de los detonantes. También la debilidad del dólar…

Hay quien dice que por ahora petróleo no falta. La OPEP pone más producción en el mercado. Sin embargo el precio sigue subiendo… ¿por qué?

Para paliar la crisis energética. No hace mucho se puso en circulación un nuevo combustible. Se trata del etanol. En principio nos dicen que es fácil de conseguir y sobre todo más limpio que los derivados del petróleo. Al final resulta que no es tan limpio como prometían y como se produce partiendo de cereales (como el maíz, el arroz o el trigo) esto provoca una subida de precios en productos básicos de alimentación. En el primer mundo esto es grave y se suma al aumento de todos los precios a causa de la factura del petroleo. En el tercer mundo la gente muere de hambre.

Mientras, el cambio climático nos sacude. Tras negarlo durante años, los políticos y los empresarios han empezado a cambiar de opinión… y a hacer negocios con ello.
Por su parte los científicos, en apariencia más de fiar, confirman que el cambio climático es un hecho. Aunque no hay consenso acerca de si es provocado por el hombre o consecuencia de factores ajenos a la humanidad.
Lo que ocurra ocurrirá y hasta cierto punto ya es irreversible, dicen más o menos. Lo único que se puede hacer es prevenir, estar preparados para lo que pueda ocurrir. Por desgracia no hay medios para que el tercer mundo se prepare. Así que cuando sobreviene la catástrofe la gente muere por miles…

China ha reconocido recientemente decenas de miles de muertos (creo que he leído 80.000) a causa de los terremotos recientes. Cuando ocurre una catástrofe en una zona poco desarrollada, hay muertes inmediatas y un continuo goteo (o chorreo) posterior que incrementa las cifras sin parar. Además la gente se queda sin casa y sin todo aquello que les había permitido sobrevivir hasta entonces.
A pesar de todo, China sigue creciendo imparable. Produce una cantidad inmensa de los productos manufacturados que consumimos en Occidente. Para ello necesita materias primas. Su nivel de vida  crece. Poco a poco entre los más probres. Más en las ciudades que en el campo. Pero crece. También el consumo.
Debido a la demanda de las llamadas economías emergentes (China, India, Brasil) los precios suben.

Aprovechando las Olimpiadas, la confusión crece en torno al Tíbet. Se aprovecha para presionar al Gobierno chino en busca de más libertad, en Tíbet y en el resto del país. La violencia crece. Hay muertos, pero no se sabe muy bien cuántos. Las cifras bailan desde decenas hasta miles. Para casi todos, los malos de la película son los chinos, pero también se levantan dedos acusadores: los instigadores de las revueltas han sido jóvenes monjes tibetanos, probablemente impulsados por la CIA. Quién sabe. Con qué fin…. Por su parte el Dalai Lama visita países y se entrevista con gobernantes. Incluido Bush.

A Bush se le acaba el mandato. Hilary Clinton y Obama compiten por la candidatura demócrata. El pueblo americano no parece muy contento con las guerras que sus ‘líderes’ les organizan. Pero es que, lo mismo que en España vivíamos de la construcción, los EE.UU viven de la industria de la guerra y de la guerra misma.

Afortunadamente se va reconociendo el gran error que ha supuesto la invasión y guerra de Irak. Nunca se encontraron armas nucleares ni químicas. Todo fue una farsa. Obama atrae votos mostrando su oposición a la guerra y casi prometiendo retirar las tropas. Adelanta a Hilary en la carrera presidencial en el bándo demócrata y se proclama candidato. Pero resulta que ahora la retirada de Irak ya no es ta inminente como parecía. No solo esto, de nuevo Irán es amenazado. Esta vez no por Bush ni por el nuevo candidato Repúblicano: por Obama.

Podría seguir así hasta aburrirles, estos son hechos más o menos recientes. Por otra parte, el tiempo hace que documentos clasificados como secretos por motivos ‘seguridad nacional’ se van desclasificando y día a día se descubren nuevas agresiones, amenazas y planes de los gobiernos, especialmente occidentales, especialmente de la CIA y otras agencias similares, para hacer que las cosas funcionen de la manera que beneficia a sus amos.
Así descubrimos hace poco, que además de todos los descalabros ocasionados por la Agencia en América latina y Asia, fue de poco que la inteligencia Británica no perpetra un golpe de estado en Italia, hace algunas décadas, cuando el Partido Comunista parecía cercano a ganar unas elecciones libres…

Cuando uno se entera de estas ‘cosas viejas’ que salen a la luz, piensa en qué podremos descubrir cuando se desclasifiquen documentos relativos al 11S y toda la larga cola de acontecimientos que han venido tras esa fecha aciaga….

Por cierto, Norteamérica ya no es lo que era. La economía de los EE.UU está seriamente tocada. Es el país desarrollado con índices de pobreza más altos. El dólar en cambio, por razones que tampoco consigo aclarar está cada vez más abajo. La crisis inmobiliaria y bancaria tiene allí un impacto de dimensiones estratosféricas.
Quizá por todo esto y por otras razones más, los poderosos, que ya no son los gobiernos de ningún país, sino las corporaciones que todo lo controlan están mudando su centro de operaciones hacia Europa. No se van de los States. Con la globalización, los poderosos, aunque pocos, tienen los tentáculos cada vez más largos y su poder alcanza sin dificultad todos los rincones del planeta.

De este modo, el proyecto de construcción europea, un sueño acariciado por muchos como algo que empezaba a tomar cuerpo, se va desvaneciendo de nuevo. Ya no somos los europeos quienes vamos a crear Europa, ni siquiera nuestros gobiernos. Al parecer la política de las instituciones europeas está dando un giro sustancial hacia la derecha (y la explotación y la xenofobia), impulsada por  esa poderosa fuerza que mueve los hilos de la economía, que ya es ya lo único que cuenta, gracias al neoliberalismo y a su forma de entender la globalización.
Directivas como la de inmigración, proyectos como la  jornada laboral de hasta 65 horas, retraso en la edad de jubilación, planes de convergencia educativa orientados exclusivamente a proporcionar recursos humanos al capital, en detrimento del pensamiento y la cultura, rechazo a los resultados electorales cuando estos no responden a las expectativas del Parlamento (como el reciente No de Irlanda)…
Son todos ellos hechos que se suceden de una forma rápida y que no pueden ser atribuidos a ningún error circunstancial… responden a una nueva voluntad. A un ‘nuevo’ orden que se está creando en nuestro continente. Los amos se cambian de casa y se están acomodando en el nuevo hogar. Lo acomodan según sus intereses particulares, los únicos que importan.

Decir que los políticos no cuentan es acercarse bastante a la realidad. Sin embargo no es que no existan, sino que se han convertido en instrumento no ya de los ciudadanos y los votantes, sino de los que ostentan el verdadero poder. Y en este sentido podemos también estar preocupados: tuvimos a Blair, aliado de Bush en la guerra de Irak. Y ahora al que fue su ministro de Finanzas, Gordon Brown, también Sarkozy, Merkel, y de nuevo Berlusconi… Zapatero les pisa los talones.
A juzgar por todo esto, parece que Europa entra en una inquietante etapa marcada por el retroceso a épocas que creímos pasadas. Aunque ahora es peor, puesto que el neoliberalismo arrasa con la democracia y avanza sin oposición.

Y como decía al principio, uno no sabe dónde mirar ni a quién preguntar. Todo parece pendiente de un hilo, las informaciones de los medios son a menudo oscuras y siempre contradictorias y nuestros políticos ni son nuestros ni nos representan, aunque cada equis tiempo seamos llamados a las urnas a representar nuestro papel para cumplir el ceremonial democrático…

Cito de nuevo a Samira Makhmalbaf, la joven realizadora iraní, quien refiriéndose a su película sobre Afganistán, A las 5 de la Tarde,  (y por extensión a toda la realidad en que vivimos) decía:

“Mi película intenta corregir la información errónea que los políticos y los medios crearon. La radio y la televisión constituyen la voz oficial del poder, mientras que el cine es tan solo un medio en el que su autor puede poner voz al verdadero espíritu de la nación. Entendemos el espíritu de la India como aquel que se muestra en las películas de Satyajit Ray, no el que aparece en los video clips y la televisión vía satélite. Ken Loach muestra la voz de los británicos mientras que la BBC o Tony Blair tan solo son los portavoces de la política oficial de Inglaterra.”

Por desgracia, el cine, o la literatura (que cumple también ese mismo fin documental e informativo) a pesar de la ficción de la que parten, ofrecen muchas más preguntas que respuestas.

Preguntas sin respuesta son lo que más abunda, y esa es una realidad muy peligrosa, pues nos aboca a la confusión, la incertidumbre, la ignorancia, la desconfianza, la soledad, el individualismo, la apatía y la pasividad, que deshumanizan y embrutecen, no solo al ser humano como individualidad, sino también como colectivo.

Por desgracia, y aunque en mi fuero interno me siga preguntando con obstinación infantil por qué ocurren estas cosas en pleno siglo XXI, eso es lo que buscan quienes nos gobiernan, o debería decir nos dirigen y manipulan, hoy en día.

Terminaré por el momento citando a Robert W. McChesney quien define muy claramente el problema  en su excelente prólogo a “El beneficio es lo que cuenta” de Noam Chomsky:

“La democracia requiere que la gente se sienta conectada con sus conciudadanos y que esta conexión se manifieste mediante distintas organizaciones e instituciones no dependientes del mercado. Una cultura política vibrante necesita agrupaciones cívicas, bibliotecas, escuelas públicas, asociaciones de vecinos, cooperativas, lugares públicos de reunión, organizaciones de voluntarios y sindicatos que proporcionen al ciudadano medio la posibilidad de encontrarse, comunicarse e interactuar con sus conciudadanos. La democracia neoliberal, con su creencia en el mercado por encima de todo, condena a muerte todo esto. En lugar de ciudadanos produce galerías comerciales. El resultado neto es una sociedad atomizada, compuesta de individuos inconexos que se sienten desmoralizados y socialmente impotentes.”

Anuncios

7 comentarios en “Vuelta al pasado, desorientación informativa y preguntas sin respuesta…

  1. Puff, Jordi, me gusta el texto pero ahora no sé si meditar o irme a un puente y pegarme dos tiros, hay partes que me recuerdan a la uned, jeje.
    Hay gente que habla de que llegan cambios porque estamos en la era de acuario y yo empiezo a pensarlo, besines

  2. Oh! Momo. Hay un refrán chino que dice algo así como: si te hacés problemas, te morís; y si no te hacés problemas te morís igual. Entonces, ¿para qué te vas a hacer problemas?
    Es lamentable pero quizás lo más sano en este momento sea no preocuparse demasiado. Porque todo es tan confuso que uno no sabe si vale la pena perder la salud por algo que puede ser todo una gran mentira más, y que la tan mentada crisis sólo sea una vuelta de tuerca al gran negociado que están haciendo todos estos tipos cuya ambición no tiene límites.
    Noto que estás demasiado ansioso con el tema y como argentino, experto igual que todos mis compatriotas en permanentes estado de crisis, te diría que te lo tomes con calma. Somos el ejemplo viviente de un país que no debería existir de tantas que pasó, y ya nos ves, aquí estamos, como los muertos vivos, aunque esperando el próximo desastre, claro, que todos los indicios parecerían dar por seguro.
    Pero como todo es tan irreal nunca se sabe por dónde aparecerá una solución. Otra frase, bien argentina dice: desensillar hasta que aclare. Sé que tenés gran voluntad para cambiar el mundo, pero si las condiciones no están dadas hasta el peor de los generales reserva a su tropa. Cuidate que te necesitamos para luchar desde un contexto más favorable. Es momento de esperar en la trinchera, me parece.
    No te olvides que este planeta está habitado por humanos, y en cierto instinto básico no cambiamos mucho, a pesar de estar en el siglo XXI. Existió la revolución francesa, y la Bolchevique, y tantos otros desastres anteriores donde la gente se cansó de lo mal que estaban y lo cambiaron todo. Quizás estemos próximos a una nueva revolución, que ojalá no fuera violenta como todas las demás.
    Estos días estoy enfermo, y la gripe me agarró porque me desequilibré debido a un gran bajón anímico; de otro modo no puede conmigo; sólo me gana cuando bajo mis defensas. Estoy convencido que así funciona el cuerpo humano. Por eso te digo que valores tu salud. Tanta angustia sólo te perjudicará.
    Un saludo.

  3. Hola, Mónica. No me hagas mucho caso… Aunque es cierto, la Uned es producto del tiempo que vivimos y de lo poco que se valora la verdadera educación, lo cual es deplorable… y una de las cosas que más mal rollo me da.

    Jorge me has pillado al completo. Cuanto más leo y más investigo menos comprendo y peor lo paso.
    La ignorancia y la impotencia me resultan dolorosas.
    Te haré caso, y a Nena. Y dejaré temporalmente de leer y profundizar tanto en cosas que me superan en mucho.
    Pero es que hasta leyendo un best seller de Morris West (La Salamandra) encuentro similitudes con los acontecimientos que vivimos…
    Estos días, y supongo que el resto del verano, estoy en nuestra casita de la montaña. Allí me dedico al huerto y no hay internet… y parece que me sienta bien, como a Candido y sus amigos, que después de tanto correr por el mundo luchando por sobrevivir y aprender, al fin acaban cultivando un pequeño trozo de tierra y tan felices.
    Lamento que estés enfermo… Qué tal el trabajo. Espero noticias tuyas, tan extensas como de costumbre. Un abrazo, amigo y tocayo.

  4. Hi Momo;
    Más te vale hacernos caso, aunque seas un rebelde “con causa” no merece la pena dedicar ni un minuto a algo que no comprendemos, ni comprenderemos nunca. “El poder” és así.
    Te quiero mucho
    Besitos
    Nena

  5. Muy buenas, Momo
    Por supuesto que puedes publicar el documento, sólo faltaba. La próxima vez procuraré reflexionar un poco más y no ser tan “impulsivo”, eso sí. Es que según iba leyendo el artículo me iban viniendo ideas y sentimientos porque me iba identificando con muchas de tus reflexiones.
    No sé, he vivido épocas tristes, la dictadura lo fue, convulsivas, la transición y el auge de la violencia de ETA secuestros incluidos, la ruptura social en el País Vasco con las dos Euskadis, pero al menos sabías dónde estaba el problema, lo palpas.
    En los temas que planteas hay algo oscuro, muy alejado del ciudadano que es en quien soñamos que debe estar depositada la soberanía.
    La próxima vez me tomaré más tiempo para no ser tan “espontáneo” por si escribo algo que pueda ofender a alguien (aunque no me tomaré mucho tiempo, ¿eh?, jejejejejeje).
    Gracias y un abrazo,

    Víctor

    Nota de Jordi: Este mensaje de Víctor llego vía e-mail. Es el segundo que intercambiamos. El primero contenía el documento que adjunto a continuación https://momeces.files.wordpress.com/2008/06/en-respuesta-a-momeces-por-vv.doc y que comenta algunas partes de mi entrada.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s