¿Tenemos democracia?

Hace dos o tres días escribí este texto, ahora que no hay elecciones inminentes, sobre lo que pienso de la Ley electoral española y la financiación de partidos. Es poco más que un boceto. Un par de ideas que podrían desarrollarse. Lástima que mi cultura política sea escasa. Me gustaría leer vuestros comentarios y opiniones acerca de lo que planteo. Cómo lo veis…

Por mi parte pienso elaborar un poco más el tema. Hacer incluso unos cuantos posts analizando la democracia, qué es, qué le falta, cómo podría mejorarse…

No sé qué os parece la idea… Bueno por el momento ahí van las primeras pinceladas…

En una democracia que quiera serlo, la ley electoral y la de financiación de los partidos políticos son dos cosas que deben tenerse muy en cuenta.

La primera debe otorgar una verdadera proporcionalidad entre votos y resultados (o mejor dicho entre votos y escaños).
La segunda debe asegurar que los partidos pueden financiar, no solo sus campañas electorales, sino también su mera existencia, de una forma no solo lícita, sino también transparente. Y además independiente, es decir, no vale que corporaciones multimillonarias financien campañas multimillonarias a la, digamos, derecha, mientras que sindicatos pobres y organizaciones obreras escasas de recursos financian poco y mal a partidos, digamos, de izquierda.

En ambos casos la ley debe encontrar fórmulas que garanticen la confianza, tanto en los partidos como en los resultados electorales y más aún en la gestión de la vida pública y los recursos que necesariamente debe hacerse desde el poder (entiéndase poder político).

Vengo pensando desde hace tiempo que en España, no se cumplen ninguno de estos requisitos. Hasta la fecha hemos visto como los partidos se financian a través de chanchullos poco claros. En cuanto a la ley electoral, qué decir… sugiero revisar, por ejemplo las cifras que se dan en este artículo (ya no digo sus conclusiones) de Dominio Público, para comprender que la cosa hace ya mucho que no está funcionando…
Para decirlo en pocas palabras: en España hay una ley electoral que prima el bipartidismo (a lo bestia) y que solo se ve matizado por el voto autonómico. Es decir, siempre tendremos dos grandes partidos que, a veces, y solo a veces, tendrán que contar con un partido de los llamados ‘bisagra’, que para alegría de políticos catalanes y canarios (otra cosa somos los catalanes y canarios que no nos dedicamos a la política profesional), de vez en cuando les otorga la capacidad de negociar con ciertas ventajas el apoyo al gobierno central a cambio de ‘favores’.

A mí modo de ver, todo esto debe ser revisado con mucha atención. Y no es que crea en los lobbys de presión en lo que se refiere a financiación de partidos, ni que piense que no está bien (ni mal) la presencia de partidos nacionalistas en sectores próximos al gobierno central.

Pero la realidad actual española exige más. Exige que el elector tenga la oportunidad de hacer oír su voz en algo mejor que un mero juego de rojo/negro par/impar cada cuatro años. Y exige que la financiación de los partidos siga unas normas que la conviertan en algo claro o mejor aún cristalino.

La credibilidad en la democracia, tan deficitaria últimamente y no solo en España, exige poner toda la carne en el asador y hacer las cosas bien hechas, sentando las bases de la recuperación de una democracia en la que el ciudadano desee participar, de una democracia que sienta como verdaderamente suya…
No un mero juego de los de arriba al que tenemos que jugar aunque no tengamos ganas porque ‘si no votamos a los menos malos va a ser peor’.

Anuncios

2 comentarios en “¿Tenemos democracia?

  1. La democracia es el menos malo de los sistemas posibles de gobierno, pero eso no quiere decir que las democracias actuales sean un buen sistema, ya que la verdadera democracia, la que se inventó en Grecia, poco o nada tiene que ver con cualquier democracia actual, y la nuestra, la Española, está coja en muchos aspectos y no es precisamente una de las mejores. Y entre otras razones no es buena, porque ya nació con una de las “patas” cojas, la de la Justicia, ya que consagra la desigualdad entre los ciudadanos cuando una familia, por el hecho de llevar un determinado apelido, tiene patente de corso y puede hacer lo que quiera sin estar sometida a la Justicia como el resto de la ciudadanía. Y esto es sólo una de las cosas malas que tiene nuestra mal llamada “democracia” cuando en realidad es una “plutocracia” descarada, donde los ricos, en general, no obtienen la misma justicia que los no ricos.

    Saludos
    Vicente Fons

  2. Hola, Vicente. Gracias por aportar tu punto de vista.
    Este es un tema que me interesa mucho. Creo que debemos decir alto y claro que lo que tenemos no es una auténtica democracia. Pero solo si podemos argumentarlo y aportar soluciones posibles conseguiremos que alguien nos escuche.
    En otro orden de cosas, decirte, por si no lo habías notado, que desde anoche me he trasladado con el podcast a http://solo24horas.wordpress.com.
    Ahora he de darle los toques finales. Ya te saldré con las preguntas. Seguro… :-)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s