Cine… petición y recomendaciones

irina-palm

Cuando digo cine, no me refiero a la sala, sino a las películas.

Desde mi adolescencia que tengo la costumbre más o menos cíclica de ver cine.

Primero iba, literalmente, a las salas. Recuerdo con especial cariño el cine Maragall de Barcelona, en el paseo del mismo nombre, donde los miércoles daban un programa doble de muy buena calidad por poco dinero. Y, como no tenía clases por la tarde ese día, iba casi todas las semanas.

Allí vi algunas de las películas que se han convertido en mis favoritas; por ejemplo, Las aventuras de Jeremiah Johnson, con una Roberd Redford impagable, Montañas Rocosas, mucha nieve, muchos indios y detrás de todo el toque austero y genial de Sydney Pollack. Una película de tramperos que toca el tema de la diversidad desde un punto de vista comprometido poco corriente para la época.

Antes, como era pequeño, iba al cine acompañado de la familia, a ver películas del tipo La historia más grande jamas contada, Los 10 Mandamientos o Mary Poppins…

Y después, cuando me independicé, seguí viendo películas, pero tal vez menos. Las ocupaciones de juventud, ya se sabe, no me dejaban mucho tiempo para placeres tan sedentarios como el cine…

He de declarar, a título de curiosidad más que nada, que si bien hubo algunos autocines en Catalunya, nunca llegaron a cuajar entre la gente de mi generación y yo, personalmente, jamás fui a uno.

También tuve el momento, bastante largo por cierto,  de las películas ‘radicales’ en salas de pequeño formato, que por aquel entonces se habían puesto de moda en Barcelona. Padre padrone, Jonas que cumplirá 20 años…, Queridísmos verdugos, el Neorrealismo, mucho Visconti, que ahora por cierto ya casi no se ve… y cine español con José Sacristán, Fernando Fernán Gómez y otras grandes figuras del momento…

Cuando se impuso el VHS, fueron buenos tiempos. Podías grabar las películas que daban en TV o alquilar bastantes cosas en los videoclubs y, por supuesto, seguir yendo al cine, aunque muchas empezaron entonces su lento declive. De una forma u otra en esta larga etapa me llegué a poner muy al día con cosas que antes eran difíciles de ver.

Y no hace tanto, tal vez 7 u 8 años empezamos a pegarle fuerte a los DVDs. Al principio había que comprarlos o alquilarlos…

Alquilar siempre ha sido un problema y más grave viviendo en pueblos o ciudades pequeñas. El problema es la limitación de la oferta. Solo puedes ver lo que ve todo el mundo. Las cosas ‘raras’ no aparecen por los videoclubs pequeños (y hoy en día tampoco por los grandes).

Comprar en el FNAC se convirtió para mí en un deporte semanal, o casi. De ahí ha surgido una buena colección de unos discos originales, adquiridos la mayoría a buen precio porque siempre encontrabas una u otra buena película de oferta.

Cuando hace unos años me fui a vivir a Vilafranca, contratamos internet y teléfono por cable con una empresa entonces medio-catalana que se llamaba Menta, luego Auna y ahora ONO… y cada vez me gusta menos por diferentes razones, como el trato al cliente, su monolingüismo o los fallos en el ‘suministro’ de internet cada vez que se ponen a hacer reformas y que ellos camuflan con mil excusas mientras tú lo pagas con perdidas de tiempo considerables…

Como sea, hace un par de años o más contratamos la TV por cable. En general hay muy poco que me interese. Nunca compro películas: son caras y poco ofrecen que sea nuevo y bueno. En el pack que tenemos contratado hay dos canales a los que presto más atención. Son TCM, cine clásico (‘que ya deberías haber visto’, según ellos) y CTK (Cinemateka). El primero doblado y, el segundo en versión original con subtítulos.

De ahí estoy sacando todo el cine que veo en los últimos tiempos. La oferta no es muy abundante, se repiten más que el ajo y llega un momento en que miras la programación del día y apenas si encuentras un par de películas que no hayan puesto antes media docena de veces… de todos modos aún consigo encontrar cosas que me interesan.

El sistema que sigo se las trae: reviso la programación de varios días y consulto en sitios de confianza en internet las películas que no conozco. Programo para grabar lo que me interesa en un grabador-reproductor de DVDs con temporizador y disco duro. Luego, o veo las películas en casa, cuando puedo, o me las llevo al trabajo en DVDs regrabables.

Como el lector comprenderá, el proceso lleva su tiempo y la calidad no siempre es la mejor del mundo. Ignoro por qué una película ripeada desde el original tiene una calidad muy superior a una grabada en calidad estándar por el procedimiento que he explicado. Al fin y al cabo, ocupan el mismo espacio en el disco…

El caso es que me decía un amigo el otro día que debería bajarme las pelis de internet… Y pensé, ‘bueno, puede que tenga razón’. Pero me he puesto a ello y he encontrado varios problemillas:

  • En internet, como en los videoclubs, lo más fácil de encontrar es el cine-basura y la novedad made in USA. Nada que objetar a esto último… solo que suele coincidir con lo primero y entonces ya no me sirve…
  • La calidad de reproducción es mediana (siendo muy condescendientes),y es que no se puede esperar mucho de una película que cabe en un CD de 700 MB.
  • Se puede conseguir más calidad, es cierto, pero entonces los tiempos de descarga son muuuuuuuy lentos, y bajarse 4 GB o más no está dentro de mis expectativas si para ello tengo que esperar una semana.
  • También se pueden ver películas on-line. Incluso se pueden descargar relativamente rápido con algún software, peeeeeero… ¡se ven fatal! Sirven, eso sí, para hacerse una idea y saber si te interesa o no ver una determinada película, pero es imposible verlas enteras. Quien vea cine en estas condiciones… bueno, o no le gusta el cine, o es que no tiene otra forma mejor de hacerlo.

En fin, qué más puedo decir… Mi problema queda sin resolver. Tiempo para ir al cine no tengo demasiado y los precios ya hace años que no están como para dar saltos de alegría. Los videoclubs son una pérdida de tiempo: te pasas media hora para eligir (si vas a menudo es mucho peor), tienes que ir a recoger y luego a devolver y también cuestan una pasta.

El cable no está mal, pero se lleva su tiempo y la calidad es justita cuando lo pasas a DVD4.

Y luego está Internet, pero está todavía verde, a no ser que en mis ‘investigaciones’ se me haya escapado algo…

Agradeceré consejos y sugerencias de expertos y cinéfilos. También críticas o comentarios a lo que he expuesto o a mi forma de ver cine…

Y al que haya llegado hasta aquí, un regalo, una recomendación: Irina Palm.

Irina Palm (2007) es un film de Sam Garbarski (no sé de donde será este señor) pero navega con bandera británica y está ambientada en Londres y alrededores. Una abuela relativamente joven se ve en una situación apurada, económicamente hablando, a causa de una grave enfermedad de su nieto. La señora, aparentemente, una Doña Nadie, le mete arrestos a la cosa y la película con este punto de partida arranca con fuerza y mantiene el vigor durante todo el metraje, que tampoco es mucho, can un crescendo argumental que no ceja.

Es una lo que yo llamaría comedia-dramática-comprometida, tiene sus fallos, pero… bueno, me callo. Está demasiado bien para que os la estropee ahora. Si vais a Filmaffinity, coincido totalmente con la crítica de Jordi Costa, mi viejo colega comiquero está de lo más atinado, pero aun siendo breve os puede dar alguna pista… así que mejor leedla después

No la veas con tus hijos pequeños o tendrás que dar muchas explicaciones. Tampoco con tu tía monja. Posiblemente no le iba a gustar.

Y para que me perdonéis la extensión de este mega-post, otra recomendación. No es nueva, pero por si no me leiste en su momento…

Aki Kaurismaki: Un hombre sin pasado. ¡Tremenda!

Y por hoy nada más, agradeceré vuestros comentarios. No me gusta tener asuntos tecnológicos pendientes en temas que me importan tanto como el cine… :-)

Anuncios

4 comentarios en “Cine… petición y recomendaciones

  1. Hi Momo!!
    Después de leer el megapost quiero manifestar mi opinión al respecto.
    Durante la cena de ayer estuvimos hablando (siempre hablamos, jejeje, la comunicación es muy importante) de tu niñez y adolescencia, y también de la mía.
    Yo por circunstancias tuve una niñez y adolescencia un poco aburrida y el cine llegó cuando empecé a trabajar, y a salir con mi exmarido. De todas maneras nunca he sido muy cinéfila, pero sí que me gusta ver y re-ver algunas películas que me encantan.
    Cuando me recomendaste Irina Palm, me dejaste en ascuas, y cuando te fuiste a trabajar pensé, “la pongo un poquito, a ver”…
    Para gustos están los colores, pero debo decir que esta película me ha gustado muchísimo, puede tener sus fallos, pero me da igual, he disfrutado mucho con ella, y a decir verdad, no me esperaba el final…

    Besitos
    Nena

  2. Lo que tiene de bueno esa película es que no ceja ni se rinde… propone algo aparentemente descabellado y lo lleva hasta las últimas consecuencias.
    También se hacen concesiones y se olvidan temas que quedan abiertos pero no se cierran.
    Pero con la cantidad de morralla (llamada falsamente cine) que corre por ahí, ver una película entrenida, responsable, ambiciosa y comprometida todo-en-uno… bueno, yo no me atrevo a pedir más.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s