Exámenes, cine y ‘efectos colaterales’

Los que visitáis este sitio con asiduidad notaréis que estos días no estoy tan activo…

Se trata de que vuelven los exámenes. Dentro de 8 días tengo uno, y otro al cabo de unos cuantos más. No son difíciles, pero me gusta prepararlos bien.

Además, estudiando estudiando siempre se quedan buenas ideas y surgen cuestiones y preguntas. A veces parece que no sirve para nada, pero en realidad sí se queda uno con cosas interesantes…

Además de esto, sigo viendo bastantes películas (voy a tener que corregir aquella entrada en la que hablé de descargas y todo eso)…

Me estoy quitando espinitas… películas que vi hace años y no conseguía recuperar o algunas nuevas que quería ver y no podía, porque no se encuentran en los videoclubs ni las ponen en las televisiones… ni siquiera en las de cable.

hierro-3

He recuperado:

Nadie hablará de nosotras cuando hayamos muerto, que no es tan maravillosa como la recordaba, pero que cuenta una buena historia con magníficas interpretaciones como la de Victoria Abril. Fue la primera película dirigida por Agustín Díaz-Yanes.

Fuera de juego (Fever Pitch) la película que me reconcilió con el cine después de años de sufrir tortazos y acción made in Hollywood, cuando lo mejor que teníamos era el VHS en los videoclubs y, por supuesto, las salas de cine.

Está película que aparenta ser de fútbol es además una deliciosa historia de amor que me descubrió el cine británico, del que sigo enamorado.

Otra recuperación maravillosa: Niños del Paraíso (Children of Heaven). Mi primera película iraní y la mejor que he visto, tanto de Majid Majidi como de cualquier otro. Muy lejos de tostones como el Sabor de las cerezas y alguna otra. Si tienes niños no deberías dejar que crezcan sin que vean esta película.

Happiness que no la había visto a pesar de tenerla en la lista desde hace años, me defraudó. Hierro 3 me encantó. Revisé Kolya de Jan Sverak, también deliciosa. Y he visto por primera vez Nubes pasajeras (Drifting Clouds), de Aki Kaurismaki, este finlandés que lleva camino de convertirse en mi director preferido.

No me interesó Banderas de nuestros padres, de Eastwood (prometo volver a intentarlo) y me gustó bastante El intendente Sansho, de mi japonés favorito (Mizoguchi). No es tan buena como Cuentos de la luna pálida, pero de todos modos está muy bien.

Leí varias críticas sobre esta película, suelen destacar la parte diríamos más cinematográfica o bien el argumento en tanto que muestra y rechaza la esclavitud y el dolor que ocasiona.

A mí me llamó la atención lo que yo llamaría ‘efectos colaterales’, aunque estemos hablando del Japón del siglo XII y no haya ninguna guerra en la película.

Me refiero a que me hizo pensar en que, actos que cometemos sin pensar, normalmente egoístas, pueden tener repercusiones gravísimas para otras personas. Tan graves que no solo las hacen sufrir, sino que las pueden llevar incluso a tener toda una vida desdichada y una muerte horrible…

Espero que las consecuencias de nuestros actos no sean nunca tan graves, pero me hace pensar que cualquier acción mía (o tuya) poco pensada puede desencadenar una serie muy compleja de acontecimientos. Es por eso que creo que hay que actuar con conciencia y con generosidad. A pesar de todo, las consecuencias de nuestros actos serán  siempre imprevisibles . Pero, al menos, si las cosas se tuercen, que no sea por mi culpa… :-)

Bueno, gracias por leerme hasta aquí y ojalá que alguna de mis recomendaciones cinematográficas resulte de vuestro interés.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s