Pintando con amor

pintando1

Tras los exámenes de Educación para la Salud y Animación Sociocultural,  que han salido bastante bien pero me han mantenido ocupado, ahora toca pintar el piso donde vivía antes, y que después he tenido alquilado.

Los inquilinos que se han ido, una parejita joven con una niña preciosa, tenían un gusto un tanto peculiar para los colores y nos han dejado pasillos y habitaciones azules, puertas lilas y otra habitación rosa. Menos mal que dejaron algo blanco, como yo lo tenía… El blanco quizá no sea lo más original en las paredes, pero sin duda es práctico, limpio, luminoso y fácil de repintar… que es lo que a mí me interesa

Cada cual se monta la vivienda a su manera. Para mi gusto, cuantas menos cosas y más sencillas, mejor. Hoy lo comentaba con Nena, me gusta el rollo oriental de ‘todo en el suelo’. De hecho antes lo tenía así en el cuarto de estar. Una mesa india cuadrada, no muy alta, de unos 50 o 60 cm. de lado y una especie de taburetes marroquís, como de caña, que apenas levantaban un palmo del suelo…

Aunque hay que reconocer que estas cosas están bien cuando uno está solo y va en plan austero, pero para dos la cosa ya no es tan fácil. Las mesas y sillas tan bajas no van bien para todo el mundo, si quieres ver la tele en pareja (yo tenía una butaca individual de piel) entonces necesitas un sofá o algo así…

En fin, las cosas se van complicando y las casas se van llenando… Es inevitable.

Pero no sé por qué os cuento todo esto…. Me ha salido así…

A lo que iba: últimamente las cosas se han sucedido de tal forma que me he visto apartado de la Red. Por un lado el vendaval se lleva el teléfono y el internet del trabajo durante quince días, por otro lado los exámenes y ahora la pintura… y el curso que continúa y hay que hacer un proyecto de Animación y estudiar un par de asignaturas más, una de ellas difícil…

O sea, que queda menos tiempo para blogs y podcasts.

Pero bueno, estoy contento, los amigos seguís por aquí aunque yo no escriba tanto. Y, desde luego, no tengo ningunas ganas de marcharme ni perderme… Así que, si me dejáis un poco de tiempo, volveré pronto a la carga, hasta aburriros…. :-)

¡Ah! Aunque San Valentín fue ayer… no importa ¡Os quiero! ¡A tod@s!

Anuncios

3 comentarios en “Pintando con amor

  1. Huy, en mi casa no hay ni una sola pared blanca y porque no tengo mi propia casa que si no, los colores iban a ser incluso distintos :) el color al poder, besines

  2. Hola, Mónica. Bienvenida otra vez.
    Espero que los próximos inquilinos piensen como tú, pq todavía quedan las puertas de color lila y una habitación y un pasillo azul potente…
    De todos modos, el color no lo es todo, ni siquiera es necesariamente más alegre que el blanco ni dice nada que uno mismo no lleve dentro.
    En cualquier caso, pintar sobre rosa no me está gustando nada, nada, nada…
    Besos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s