No codiciarás el móvil del prójimo

El parráfo siguiente es parte de una interesante historia que nos cuenta un abogado (Ricardo) al que le sustrajeron la PDA y decidió recuperarla, poniendo todos los medios (legales) a su alcance.

Las pequeñas injusticias, los ilícitos en los que el esfuerzo requerido para su persecución es mayor que el resarcimiento esperable, generan en cualquier ciudadano una enorme frustración, en la convicción de que, por más evidente que sea la injusticia, resulta imposible combatirla. Es lo que nos pasa si alguien deja que su perro haga sus necesidades en la acera, si un gamberro nos despierta porque le parece muy divertido pasar la calle tocando el claxon o si nos quedamos sin línea de teléfono durante un par de horas. Sabemos que se trata de hechos que provocan un daño y que llevan aparejadas consecuencias civiles o penales, pero raramente se nos pasa por la cabeza llevar a cabo acción alguna al respecto. Esta inactividad nos puede plantear una duda ¿no se puede revocar la injusticia porque nadie actúa al respecto, o nadie actúa al respecto porque no se puede recovar la injusticia? En más de una ocasión, quien escribe estas líneas se había planteado esta pregunta, en forma de “¿…y que pasaría si ahora pusiera todos los medios necesarios para resarcir el pequeño perjuicio? ¿Alcanzaría mi objetivo o antes o después me vería obligado a abandonar? Y como no soy persona que guste de quedarse con la duda, he llevado a cabo un experimento jurídico que hoy tengo el placer de compartir.

¿Lo logró?

No dejes de averiguarlo leyendo el post completo en su propio blog.

Solo añadir que siempre he pensado que acciones como ésta deberían repetirse constantemente y que tod@s deberíamos ser más persistentes en la reclamación de nuestros derechos.

Sin duda, si yo fuera abogado emprendería acciones como la del relato (verídico) más a menudo. Incluso diría que en países donde la cosa más pequeña puede ser llevada ante un juzgado y sacarle buen dinero si se tiene razón (como Estados Unidos), la reclamación (justificada) podría convertirse en un trabajo a tiempo completo… y bien retribuido.

Disculpad mi lenguaje poco ortodoxo. Queda demostrado que NO soy abogado… :-)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s