Recuerdo de una mañana clara…

Perlas_de_rocio_2

Recuerdo una mañana clara del noveno mes. Había llovido durante toda la noche. A pesar del sol, las gotas de rocío aún cubrían los crisantemos del jardín.
En las cercas de bambú y entre los setos veía telarañas. A medida que sus hilos se quebraban, las gotas de lluvia quedaban prendidas de ellos como perlas de un collar. Estaba conmovida y encantada.
Poco a poco el rocío fue desapareciendo del trébol y de las otras plantas en las que tan generosamente se había posado. Las ramas, liberadas de peso, se agitaron casi imperceptiblemente y luego, de repente y con toda armonía, se alzaron.
Más tarde describí a los demás toda la belleza que había visto. Pero mi relato no causó ninguna impresión y quedé desasosegada.

El texto precedente es un fragmento de Makura no soshi (o Libro de la almohada), escrito por Sei Shonagon y traducido por la profesora Kuniko Sasaki (de la Universidad de Buenos Aires) y Amalia Sato.

Sei Shonagon, fue una dama de la corte japonesa, durante el periodo Henian en el siglo X. Su Libro de la almohada es una extensa y deliciosa colección de notas que cubren los diez años que pasó en la corte imperial.

Descargad este fragmento (es todo lo que he podido conseguir en la red) y echadle un vistazo. No os arrepentiréis.

Espero vuestros comentarios

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s