Solos ante el peligro… (I)

dios

Religión, estado… incluso ciencia, todo es cuestionado hoy en día. ¡¡Gracias a Dios!!

La Revolución Francesa y la Ilustración inventaron y edificaron el estado moderno sobre los cimientos de los viejos imperios y monarquías gobernados, como se sabe, “por designio divino”. El rey era un enviado de Dios en la Tierra.

La Ilustración puso toda su “fe” en la ciencia y el estado. Luego vino la democracia y (tras la Revolución Industrial) la tecnología, brazo armado de la ciencia que aun hoy parece, a los ojos de muchos, que todo lo puede.

Gracias a Dios, Einstein ya nos puso en antecedentes. La ciencia (y la realidad) no es lo que parece. Todo es relativo. Ignoramos más de lo que sabemos. ¡Cuidado!

Tras la Segunda Guerra Mundial, y por un muy breve periodo de tiempo, pareció que, verdaderamente, la democracia iba a ser la solución a todos los problemas del ‘homo sapiens’… Pero nunca tuvimos la oportunidad de comprobar si esto era algo más que una hipótesis o una ilusión.

El gran hermano gringo, enfrentado al gran hermano soviético, decidió que la democracia no siempre era necesaria. O que, frente al enemigo rojo, vale más dictadura en mano que democracia volando…. Y la democracia quedo solo para los elegidos del Primer Mundo (entre los que, recordemos, no se contaba España).

Pero ni eso, allá por los años 70 llegaron la señora Thatcher y Ronald Reagan (tras asfixiar y vencer, gracias a Dios, al llamado comunismo real) quedaron con las manos libres para vender lo que quedaba de democracia (y de estado) al mejor postor.
Y el liberalismo se volvió más cruel e inhumano de lo que nunca había sido y con el tiempo se convirtió en neoliberalismo. Los conservadores se volvieron definitivamente fascistas y con el tiempo se les llamó con el dulcificado y repelente nombre de neocon.

Con el transporte a gran escala y las nuevas tecnologías aplicadas a la comunicación, llegó la globalización.  Primero parecía interesante, hasta un rostro amable le pudimos ver, pero eso duró muy poco y, si en alguna parte todavía quedaba algo de democracia, fue desbancada de hecho por los intereses de las multi-mundiales y sus sicarios.

Ahora estamos en un punto en que nos enfrentamos, irremediablemente, a unos cuantos problemas, todos ellos graves:

Los combustibles fósiles que, como ya sabemos, son los únicos capaces de mover y desplazar (vehículos con personas y mercancías, maquinaria agrícola, etc.) escasean y suben ellos mismos de precio y encarecen casi todo lo demás.
Las reservas se encuentran (de petroleo, de gas) concentradas en unos pocos lugares del planeta. Especialmente las más atractivas, por su calidad y accesibilidad. Esto es, en Oriente Medio y Asia Central. Así que hace ya algunos años dieron comienzo engañosas acciones para tomar las riendas del poder en los países de la zona y hacerse con el control de los recursos, por parte de las multi-mundiales y sus servidores en los gobiernos supuestamente democráticos.

La opresión y los abusos irritan a muchos, especialmente a los que viven en estas zonas cuya riqueza supone más una amenaza que una bendición.
Una pequeña parte del mundo musulmán (que no es uno, sino varios) se alza ofendido y molesto… dando la oportunidad a los opresores de criminalizar a quienes más le conviene… que son, precisamente, aquellos que tienen los recursos… Así es más fácil destruirles de una forma aparentemente lícita y arrebatarles sus codiciados bienes.
Con eso, además, se distrae la atención de los ciudadanos occidentales y se les hace creer que hay una guerra de religiones y, por extensión, una especie de Cruzada, en la que ‘nosotros’ somos (como siempre) los justos y ‘ellos’ los malvados.
Dejo de lado comentar las absurdas pretensiones pseudo-religiosas, tanto de los gobiernos occidentales y sus aliados, como de los islámicos… ¡Esta Cruzada de ida y vuelta no se la cree ni Dios!… Aunque muchos, por comodidad e interés, y unos pocos por ignorancia, hacen como que sí.

Mientras tanto esa cosa extraña y enloquecida en que se han convertido las bolsas de valores sufre un traspiés tras otro hasta que se encuentra definitivamente hundida, arruinada, podrida y, presumiblemente, inservible.
Si los economistas eran quienes sabían lo que hacían y hemos llegado a esto… ¿quién va a entender ahora lo que pasa? ¿O en realidad algunos sí sabían, pero iban de mala fe?…

Además tenemos el cambio climático, que no es nada nuevo… el clima cambia constantemente… aunque nunca tan rápido como parece que lo está haciendo ahora. Parte de este cambio es ‘irreversible’ porque no es consecuencia de lo que nosotros hacemos ahora, sino de lo que se viene haciendo en el planeta desde la Revolución Industrial. Sin embargo lo que hagamos nosotros, todos, tanto los occidentales como los ‘emergentes’ orientales, tendrá sus consecuencias en el futuro que ha de llegar.

Tal vez la falta de recursos naturales y de combustibles nos lleve a un saludable retroceso en lo que se refiere a consumo y a la explotación de esos recursos y, por tanto, a un avance equiparable en cuanto a la salvaguarda del planeta.

Tal vez esta falta de recursos genere una violencia difícil de controlar por las psudo-democracias y multi-mundiales que gobiernan (o hacen como que gobiernan) el planeta.

La humanidad (esta palabra me parece demasiado generosa para una especie que se comporta como simios violentos y destructores) puede dar un vuelco…. en diferentes sentidos. Hay previsiones apocalípticas de todos los colores: al estilo Mad Max o Terminator o al estilo de Huxley.

También podrían ocurrir otras muchas cosas. Yo no lo sé ni creo que esté preparado para especular. Ni siquiera pienso que especuladores ‘profesionales’ puedan ver el futuro… Nadie tiene la bola de cristal y nos encontramos en un punto crítico e impredecible: en lo alto, con el balón o la bola de nieve a punto de salir rodando… ¡en cualquier dirección!

Nadie va a salvarnos, ni la ciencia, ni el dinero, ni el estado, ni la religión… todo eso ya pasó y, para bien y para mal, nos ha dejado en el punto en que nos encontramos. Estas fuerzas externas a nosotros están agotadas. Si el SER HUMANO existe verdaderamente como tal, va siendo hora de que demuestre esa humanidad… de que lo demostremos… individualmente o, mejor aún, en grupo.

La responsabilidad del cambio es de todos y cada uno de nosotros. El balón, ahora, no está en el tejado del vecino, está en mi tejado, y también en el tuyo y en el de todos los demás. Solo empujándola en la dirección de la honestidad, la solidaridad y la paz mundial se puede limpiar esta podredumbre y salvarnos…

Iba a decir salvar el planeta pero, sinceramente, creo que el planeta sabe cuidar de sí mismo mucho mejor que nosotros. Si nos unimos a él, tenemos una oportunidad. De lo contrario, es muy posible que la vida, dentro de algunas décadas no cuente con la presencia de la especie humana….

Nada grave, por otra parte, puesto que la vida seguirá, gracias a Dios, pero sin nosotros.


Continuará… Dios mediante, con algunas ideas orientadas a adaptarnos a las nuevas circunstancias, que ya están aquí, y ser un poco menos agresivos con el  medioambiente, del que formamos parte.

Anuncios

5 comentarios en “Solos ante el peligro… (I)

  1. “La responsabilidad del cambio es de todos y cada uno de nosotros.”

    Los intelectuales (quienes usan la cabeza para pensar, no los “académicos” que sólo utilizan las paredes para colgar sus diplomas) tienen una responsabilidad mayor en el despertar de la conciencia de las personas. Si me preguntaran, diría que estás haciendo un buen trabajo al respecto, Momo. Felicitaciones.

  2. Se agradece el elogio, Quique, y más viniendo de tu parte. De todos modos es un poco inmerecido.

    Como dijo alguien que no recuerdo: “Lo más práctico es una buena teoría” y eso es un poco lo que yo trato de hacer desde este foro. Digo lo que pienso o me hago eco de lo que piensan otros con quienes estoy esencialmente de acuerdo…

    Pero temo que está llegando el momento en que nuestras acciones cuentan más que nuestras palabras. Y ahí, yo, aunque trato de hacer las cosas más o menos bien, creo que me quedo un poco corto.

    Hasta pronto. Y gracias por comentar. Ya sabes que estos posts más ‘conflictivos’ no suelen tener mucho eco… :-)

  3. Estimado Momo: acá discrepo un poquito. Creo yo que no es tu función pegar ladrillos, por decirlo de alguna manera, ya que tenés ese don para ver las cosas claras y explicarlas con la misma claridad, sino hacer ver a las demás personas la importancia de ciertas cosas, como por ejemplo la Educación, de modo que se cambie una política o una forma de pensar (o de no-pensar).

    Eso no significa que no puedas ir a pintar una escuela, pero no te culpes por no hacerlo. Eso es fácil, lleva poco tiempo y no requiere de mucha responsabilidad. En cambio, transformar la mentalidad de la gente (aunque tengas éxito en la cabeza de una sola persona), por ejemplo, para que se construyan muchas escuelas es muchísimo más difícil y requiere un trabajo que pareciera no terminar nunca. Cualquiera que se tome en serio el trabajo de blogger o podcaster se dará cuenta.

    Hablar o escribir lo que uno ve, piensa y siente no es “no hacer nada”. Que no te confundan las palabras. Mucha gente no sabe hacerlo, o no se atreve. Hace falta valor para decir las cosas cuando todos callan o miran para otro lado, con o sin conciencia de ello.

    Tu trabajo intelectual sí tiene importancia, y mucha. Si el Hombre ha llegado hasta aquí, ha sido por usar la cabeza y no tanto por usar los músculos. Ayudemos a poner los músculos a las órdenes de las ideas correctas. Cambiemos las mentalidades y cambiaremos el mundo.

    Te mando un abrazo desde el cono sur y te dejo con las palabras de un futurólogo y su esposa que hace años me impresionaron con sus análisis y vaticinios:

    “Las huellas en la mente son más importantes que las de la Luna. Se reconoce ahora tardíamente que comienza a emerger sobre el planeta una nueva economía revolucionaria basada en el conocimiento.” Alvin y Heidi Toffler.

  4. Hola, Quique.

    Aprecio tu comentario y, en cierta forma estoy de acuerdo, pero no soy tan optimista como tú en cuanto al poder de las ideas y las palabras. No es que no sean poderosas, pero necesitan ser escuchadas y comprendidas. Y parece que pocos están todavía por la labor.

    Por otra parte la originalidad y el alcance de mis palabras es muy limitado. Solo soy uno más, un débil eco de lo que otros que saben más que yo piensan y dicen.

    De todos modos es muy estimulante recibir este tipo de comentarios y me anima a seguir con mi pequeña lucha de cada día.

    Un abrazo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s