Archivo de la etiqueta: Informática

Solucionando problemas de pantalla con iTunes 11 en Macs antiguos

itunes

Desde que uso iTunes 11 he tenido un molesto problema con el tamaño de la ventana y la resolución de pantalla que por fin he podido solucionar, gracias al post de en su blog.

Como el mismo explica:

“Sucede que el tamaño de la ventana es mayor a las resoluciones de pantalla de los equipos Mac de pantalla pequeña, como es el Macbook Pro 13” (no retina por supuesto), que con resoluciones de 1280 x 800 en sus diferentes versiones a lo largo de los años tienen un ancho en píxeles menor a que la ventana de iTunes, si bien hasta la versión 11.0.1 se podía redimensionar la ventana para hacerla más pequeña, a partir de la última actualización la ventana no puede reducirse a menos de 1414 pixeles de ancho, con el problema que ello significa, si bien es cierto que la única manera conocida de ver todo el contenido de la ventana es paradójicamente maximizando la ventana, pues así se ajusta, pero no podemos reducirla a nuestro gusto por culpa de este “bug”.

La Solución:
Como era de suponer lo que limita las dimensiones mínimas de cada aplicación se encuentra en los archivos .plist dentro del contenido del paquete, asi que vamos a ello:

Buscamos iTunes dentro de la carpeta de aplicaciones.
Clic secundario y mostrar contenido del paquete
Dentro Buscamos Contents/Resources/Spanish.lproj/AppConfig.plist
Abrimos ese archivo con TextEdit
Buscamos las lineas “browser-window-minimum-width
1300”
Reemplazamos 1300 por 500 y listo, ahora iTunes se deja redimensionar hasta un minimo más adecuado para resoluciones de 1280 x 800 o similares.

Yo lo he probado y funciona a la perfección, lo cual es un alivio. Así que: ¡¡Gracias, Dickson!!

FLAC, formatos de audio libres y Apple: problemas y soluciones

flac1

Gracias al tamaño de nuestros dispositivos de almacenamiento, cada día es más fácil encontrar en la Red archivos de audio en formatos sin pérdida. Es decir, se mantiene la misma calidad del CD original, pero a cambio de archivos de gran tamaño.

Hace poco descargué unos discos muy interesantes en este formato. Normalmente los habría convertido a mp3 y listo, pero en esta ocasión decidí grabarlos en CDs para poder tenerlos en el coche.

Cual no fue mi sorpresa al ver que ni iTunes versión 11.0.2 (26) ni Burn podían con el formato.

Me puse a investigar y descubrí que uno de mis programas de ripeo, XLD, sí leía FLACs, a pesar de que estaba bastante desactualizado… es decir, podía convertirlo, pero tampoco era capaz de crearme un CD de música.

XLD1

Diré antes de continuar, que XLD es mucho (pero mucho) más rápido que otros software de conversión de audio y ofrece resultados de calidad. Así que, tratándose de software libre, creo que vale la pena considerarlo como una opción  a tener en cuenta.

Sigo: leyendo por ahí, me enteré que el tandem XLD + Burn sí podía crear discos de música partiendo de mis archivos FLAC.

Como muchos ya sabréis, Burn es otro software libre cuya principal misión consiste en crear discos e imágenes de discos en todas sus modalidades, partiendo de archivos almacenados en nuestro equipo.

La cosa queda, pues del siguiente modo:

Instalamos XLD versión 20130127 (142.3) o posterior.
Instalamos Burn Versión 2.5.1 (24) o posterior

Y ya estamos listos para grabar nuestro CD. Solo hay que abrir Burn (XLD no hace falta abrirlo, con que esté instalado es suficiente) y decirle lo que tiene que hacer.

Burn1

Una cosa más. Para que iTunes os lea los FLAC, podéis instalar en vuestro ordenador un software llamado Fluke, yo tengo la versión 0.2.5b, a partir de ahí, podéis reproducir el archivo normalmente o, si iTunes no reacciona a la primera, entonces con el botón derecho del ratón (o equivalente) tenéis que hacer que Fluke os lo ejecute. En ese caso, Fluke se ocupará de abrir iTunes, pondrá el archivo en vuestra biblioteca y lo dejará listo para ser reproducido. No podréis agregar carátulas a vuestros discos y temas si no las llevan ya, pero sí podréis modificar las etiquetas.

No es que me parezca un sistema definitivo, pero sirve para que los incondicionales de iTunes salgáis del paso.

En último caso, el problema lo crea Apple, su sofware propietario y sus políticas restrictivas que marginan al software libre… pero eso ya lo sabíamos, ¿verdad?

Por cierto, yo tengo un viejo MacBook 3.1 con Intel Core 2 Duo y Snow Leopard. Lo digo porque no sé como pueda funcionar todo esto en otras versiones de OS X.

Password perdido en Windows XP

lost-windows-password

Hace algún tiempo compré un Asus EeePC de segunda mano con Windows XP y nos lo llevamos de viaje a Lisboa.
Debido a que el mini-ordenador se quedaba solo en el hotel mientras nosotros paseábamos por la ciudad, le puse una contraseña (por lo visto más rara que de costumbre)… Y hoy cuando me disponía a hacer unos cambios y a revisar el equipo, no he conseguido acceder.

Buscando en internet he encontrado un par de soluciones, una de las cuales me ha parecido rápida y sencilla. Como ha funcionado, os la dejo aquí, no sin antes agradecer a Slack del foro InfoSpyware el haberla posteado ahí.

Sigue leyendo Password perdido en Windows XP

Facción Rebelde presenta… dos geeks en movilidad

Navegando por estas redes uno puede encontrarse cosas realmente interesantes y, si nos esforzamos un poco, fuera de los tediosos canales prefabricados que proliferan cada vez más.

Así que hoy quiero presentaros a un par de geeks… Pero no son solo unos fanáticos de la tecnología. Además, escriben relatos protagonizados por jóvenes geeks y orientados a ese mismo público.

Ambos coinciden en otros aspectos, por ejemplo que adoran la movilidad, es decir: smartphones y tablets son sus gadgets preferidos.

Más puntos en común: a los dos los he localizado en un sitio web, llamado Facción Rebelde (a qué mola el nombre) que, básicamente, se dedica a publicar este tipo de relatos… como la licencia es una Creative Commons, me voy a permitir robarle un fragmento a Julio para que podáis echarle un ojo y decidir si os interesa seguir leyendo…

El autor de uno de los dos relatos que os quería comentar, Secuestro móvil, además de webmaster del sitio es, como he dicho, Julio, más conocido en la red como Converso. De hecho es un escritor muy prolífico y la mayoría de relatos son suyos. Algunos de vosotros ya le conoceréis por su sitio, cada vez más famoso, Vidas en Red.

El otro es un mozo llamado Eric que parece que se está estrenando en este mundo de la literatura geek y, diría yo, que con muy buen pie. También tiene, como no, su propio blog, Internet en movilidad.

En otra cosa importante coinciden también estos dos autores, y es que saben transmitir sus ideas con una frescura y un ritmo endiablados. Quién sabe si no habrá un hueco para ellos en este saturado mundo de la literatura. Calidad y potencial, a mi modo de ver, no les falta.

No quiero extenderme más… solo os recomiendo que recorráis vosotros mismos las páginas de Facción Rebelde y que no os perdáis el relato completo de Julio, Secuestro móvil, y el del nuevo autor, Eric, que acaba de presentarse con su primera parte de Geek en movilidad.

GenerationMobile

Sigue leyendo Facción Rebelde presenta… dos geeks en movilidad

Reventando contraseñas en Google Chrome

Hace unos días instalé una actualización que dejó inservible mi navegador Iron basado en Chromium.

Para evitar nuevas dificultades en un software que, por mucho que me guste, puede dar errores o dejar de actualizarse en cualquier momento, decidí pasarme a Google Chrome, a pesar de la desconfianza que genera, debido a su merecida fama de intruso y espía  recolector de nuestras búsquedas y de los sitios web que visitamos.

Para evitar este primer problema desactivé en Preferencias el Omnibox y todo aquello que supuestamente ‘predice’ (y de paso envía a Google) mi actividad.

También desactivé la opción de preguntar si quiero guardar mis contraseñas… pero, ¿qué queréis que os diga?, soy perezoso y hoy he decidido investigar dónde se guardan nuestras contraseñas y hasta qué punto supone una amenza a nuestra seguridad utilizar esta ‘cómoda ayuda’ que Chrome nos ofrece.

He hallado un interesante sitio que explica por qué no debemos almacenar, bajo ningún concepto, contraseñas en Google Chrome. Doy las gracias a teknoPLOF! por su investigación al respecto y por su magnífico sitio que nos pone al día sobre cosas tan importantes como la seguridad en la navegación.

Copio parte de su post y enlazo la totalidad para que visitéis su site si estáis interesados.

Sigue leyendo Reventando contraseñas en Google Chrome

Administración y desactivación de actualizaciones automáticas en Google Chrome

Debido a la imparable y molesta actualización de versiones estables de Firefox, con la consecuente desactivación de extensiones, me he visto obligado a probar otras alternativas.

Por el momento me inclino por Google Chrome. Lo considero muy rápido y bastante cómodo y por lo que veo soporta mis extensiones preferidas o tiene alternativas que son satisfactorias para mí.

He leído en contra de Chrome que envía información sobre nuestro estilo de navegación a Google, lo cual me resulta bastante inquietante… De todos modos, ya hace años que Google me inquieta y, por pereza o falta de alternativas mejores sigo usando Gmail, así que…

Otra cosa ‘rara’ que le he visto a Chrome es que no permite al usuario decidir cuándo actualizarse y, en principio, el programa lo hace automáticamente…

Buscando en la red he encontrado la solución a esto. La podéis leer en la ayuda de Google online para cualquier plataforma… O a continuación, donde corto y pego la parte que se refiere exclusivamente a equipos con OS X :

Administración de actualizaciones en Actualización de software de Google

Actualización de software de Google es responsable de la actualización de las aplicaciones de Google que se ejecutan en Mac OS X. De forma predeterminada, este servicio busca actualmente actualizaciones nuevas una vez al día. Aunque funciona adecuadamente para la mayoría de usuarios, es posible que algunos usuarios deseen disponer de más control sobre el momento en que se realizan las actualizaciones. Para estos usuarios, Actualización de software de Google ofrece la posibilidad de cambiar la frecuencia de búsqueda de actualizaciones o desactivar la búsqueda de actualizaciones.

Frecuencia de actualización

Para cambiar la frecuencia de búsqueda de actualizaciones por parte de Actualización de software de Google, ejecuta el siguiente código en la aplicación Terminal:

$ defaults write com.google.Keystone.Agent checkInterval

donde representa el tiempo transcurrido en segundos entre búsquedas de actualizaciones.

Para desactivar la función de búsqueda de actualizaciones de Actualización de software de Google, ejecuta el siguiente código en la aplicación Terminal:

$ defaults write com.google.Keystone.Agent checkInterval 0

Actualizaciones manuales

Actualización de software de Google también proporciona un método para actualizar de forma manual todo el software de Google en el equipo Mac de un usuario. A continuación se indica el proceso para hacerlo:

  1. En Finder, selecciona Ir > Ir a carpeta.
  2. En la ventana que aparece, introduce una de las siguientes ubicaciones. Se espera que no se encuentre una de estas carpetas:
    • /Library/Google/GoogleSoftwareUpdate/GoogleSoftwareUpdate.bundle/Contents/Resources/
    • ~/Library/Google/GoogleSoftwareUpdate/GoogleSoftwareUpdate.bundle/Contents/Resources/
  3. En la carpeta que se abre, haz doble clic en el archivo llamado “CheckForUpdatesNow.command”.

Se abrirá Terminal para ejecutar el archivo. Cuando veas el mensaje “[Proceso completado]”, puedes cerrar Terminal. Una vez hecho esto, tus programas de Google estarán actualizados.

Sobrevivir a un macbook averiado

Como tengo un macbook, que por suerte todavía no se ha averiado, no puedo resistir el dejarme por aquí a mano este interesante post que arrebato a los amigos de faq-mac.com… por si los dípteros…

Como todo maquero nuestro interés en promocionar la marca de la manzana hace que siempre alguien de nuestro entorno “pique” y se acabe convirtiendo en otro orgulloso usuario de Macintosh … pero junto con esta feliz conversión crearás una dependencia de por vida con el al respecto de “esos pequeños problemas que siempre surgen”. Esta historia es tan vieja como los Macs, y a todos nos tocará en un momento u otro aceptar una “revisión” de un ordenador que ha dejado de funcionar. Recientemente cayó en mis manos un MacBook caído en acto de servicio y quiero contaros todas las diatribas que pase con el, porque quizás le sirvan a más de un usuario.

Sigue leyendo Sobrevivir a un macbook averiado

Mi nuevo scanner CanoScan LiDE 90

Hace unos días me decidí, después de algún tiempo de darle vueltas, y sustituí mi viejo Scanjet de HP, enorme y pesado, por uno nuevo de Canon, mucho más liviano y moderno.

Aquel tenía conexión SCSI, así que había que ponerlo en marcha antes que el ordenador, a partir de ahí la lámpara permanecía encendida todo el tiempo. El peso era de 3 o 4 Kg. Tal vez más… Sirvió  durante años, pero últimamente ya no reproducía bien los colores. Lo mejor que tenía es que era más grande que un DINA4.

Este nuevo, el CanoScan LiDE 90, es muchísmo más ligero, no se enchufa a la red, solo tiene una conexión USB y la velocidad a la que trabaja es mucho mayor que el HP.

El precio en comparación, también es de risa… Cuando compré mis dos primeros scanners eran artículos profesionales… un lujo carísimo que los aficionados no se podían permitir.

Ahora, de hecho hace ya tiempo, los scanners son algo cotidiano, una tecnología que abarca una gama de productos enorme, desde los más profesionales y grandes de tambor a los más pequeños que solo escanean fotografías, pasando por lo que hacen copias e imprimen…

No obstante cualquier scanner ‘normalito’ da muy buenas prestaciones. Y la prueba es este Canon que, por menos de 70 euros da los resultados que podéis ver en la foto de arriba.

Ahora el proyecto es revisar todas mis viejas fotografías y algunas de mi familia y guardar las mejores en formato digital… corrigiendo fallos de color u otros pequeños problemas, pero procurando conservar todo el sabor de las viejas fotos…

Mi vida sin autopistas… mi vida sin Internet

Cuando era muy niño, a principios y mediados de la década de 1960, en Catalunya no había ni una sola autopista. En España, seguramente, la única era la que unía Madrid con el cercano aeropuerto de Barajas. El resto de carreteras eran, mejor o peor asfaltadas, anchas o estrechas, vías de dos carriles, uno para cada sentido de la marcha.
Tampoco se necesitaba más, los vehículos eran pocos y lentos.
El primer coche que tuvimos en casa llevaba matrícula de M-470000, lo cual significaba que en toda la provincia de Madrid solo se habían matriculado hasta entonces esa cantidad de vehículos. En Barcelona había unos pocos menos y en el resto de España apenas si debían sumar otro millón más… Por aquel entonces España rondaba los 30 millones de habitantes

Hacer 100 Km. en esa época podía llevar más de medio día y si en vez de automóvil se usaba transporte público el mismo viaje ocuparía sin duda un día entero.

Hoy, con nuestras carreteras y autopistas y nuestros coches modernos, podemos desayunar en Barcelona y comer en Madrid, a 600 Km. O podemos amanecer en Valencia y acostarnos en París a 1200 o 1300 Km.

Lo mismo ocurre con nuestras comunicaciones: radio y televisión, teléfonos fijos y móviles por todas partes, mensajeros super-rápidos, ordenadores y, por supuesto, internet…

Sigue leyendo Mi vida sin autopistas… mi vida sin Internet

Grabaciones en CDs y DVDs

Hace algunos días estuve poniendo orden en mi biblioteca de libros, pero también entre mis discos y películas.

Al hacerlo me di cuenta de que tengo abundante material grabado en estos soportes… y me di cuenta de una realidad que a veces olvidamos o que no todo el mundo conoce.

¿A quién no le dio algún día la locura de grabar discos y más discos de sus cantantes y músicos favoritos pensando que iba a poder conservarlos toda la vida?

La realidad es que estos soportes tienen una duración casi ilimitada si se les da un buen uso… pero solo a condición de que tengan una estampación profesional. Es decir, que estén producidos y fabricados por algún sello de calidad.

Nuestras grabaciones caseras pudieran parecer lo mismo… pero no son iguales.

Me explico con un ejemplo. Si me voy a la montaña y grabo el nombre de Nena en una piedra con el entusiasmo que merece, seguramente la piedra y el nombre seguirán ahí por lo menos hasta dentro de 100 años. Si por el contrario escribo el nombre con tiza en la puerta de casa es casi seguro que en un año o menos habrá desaparecido.

Así son las grabaciones. El estampado profesional sería algo físico, como los surcos de un vinilo, mientras que nuestra grabación, hecha con láser, quemando la superficie del disco, se borrará poco a poco con el transcurso de los años.

La prueba: cuando salió la tecnología CD compré algunos fascículos de jazz y música clásica. Estos discos tienen unos 20 años y cada vez que los pongo suenan como el primer día.

Por el otro lado, alrededor del 2000-2001 estaba en su apogeo Audiogalaxy Satellite (después que cerrarán el Napster original) y me bajé bastante música de internet. Grabé unos cuantos CDs con esos mp3… y hace un año me di cuenta de que algunos temas se estaban deteriorando.

En un formato digital, cuando se pierden datos no ocurre como con un vinilo, que se oye peor, aquí simplemente desparecen ‘trozos’. Cada día se pierde algo aquí o allá y cuando lo oímos se oyen ruidos extraños o nuestro lector se encasquilla…

Todo esto, si dejamos que ocurra, es totalmente irrecuperable. Y si queremos protegernos, deberemos sacar copias de estos CDs o DVDs antes de que se deterioren o traspasar su contenido a otro soporte, como por ejemplo un disco duro… el cual,  por supuesto, tampoco tiene una vida infinita…

Ya lo sabéis… o hacéis copia de vuestros datos, o si algo os interesa mucho y se puede comprar aun precio razonable, adquirís la grabación original. No hay más…